Alternativas al aire acondicionado

Si el calor es algo insoportable para ti, y te cuesta creer que hay alternativas al aire acondicionado, sigue leyendo.

Sin duda, la climatización ha proporcionado a las personas de todo el mundo un alivio muy necesario en la gestión e incomodidad que puede producir el calor extremo.

Es cierto que permite vivir más cómodamente, sobre todo en las regiones más calurosas del planeta. Como es igual de cierto que suele ser en los países más industrializados donde el abuso del aire acondicionado, tiene consecuencias desastrosas para el medio ambiente de forma global.

Nuestros aparatos de aire acondicionado consumen mucha energía y, por tanto, pueden tener un impacto significativo en la huella de carbono que cada uno de nosotros aporta al medio ambiente.

Si le sumamos a esto la producción de emisiones de cada hogar, escuela y edificio comercial de cada una de nuestras ciudades, la huella de carbono colectiva que emitimos como sociedad es insufriblemente alta.

A veces el coste ambiental a nivel planetario nos puede parecer muy abstracto, así que podemos acercarnos más a nuestro día a día: el impacto de las emisiones de carbono tiene efectos nocivos en nuestra salud.

Cada uno puede tener su opinión sobre si el aire acondicionado es intrínsecamente malo para nosotros o no, pero lo que es innegable es que el aumento de las emisiones de carbono en nuestro entorno tiene un impacto negativo en nuestro bienestar físico general.

Afecciones como la artritis y los problemas de sinusitis y las alergias pueden empeorar cuando se exponen a la refrigeración artificial.

Así que como en casi todo, la clave es la moderación y en la medida de lo posible, apostar por alternativas naturales al aire acondicionado que están al alcance de casi todos, para minimizar su uso en días cálidos o mejorar el ambiente y sensación de frescor en tu hogar.

Cómo vivir sin aire acondicionado

Vivir, lo que es vivir, se vive.

Y ahora la pregunta es, ¿qué usar en lugar de aire acondicionado?,
Vivir sin aire acondicionado es totalmente posible, y puede ser bastante cómodo. Es cuestión de planificar con antelación, utilizar los recursos naturales que tienes a tu disposición y ser creativo cuando las cosas se calientan.

He aquí algunas formas de mantener la calma y ahorrar mucho dinero y salud cuando llega el verano.

  • Abre las ventanas. Parecerá muy básico, pero la idea de canalizar el aire fresco a través de la casa requiere algo más que abrir una o dos ventanas. Empieza prestando atención a la dirección en la que sopla el viento y abre una ventana que reciba directamente ese aire fresco.

A continuación, abre otra ventana en el lado opuesto de la habitación para crear ese efecto embudo y circule la corriente.

  • Utiliza ventiladores. Los ventiladores son un recurso estupendo para airear y refrescar. Para que entre más aire en la casa, utiliza un ventilador de ventana, aunque colocar un ventilador oscilante cerca de la ventana también funcionará.

Los ventiladores de techo son estupendos si los tienes; asegúrate de que giren en sentido contrario a las agujas del reloj durante el verano para obtener el mayor beneficio. Si no lo tienes y puedes hacerte con un ventilador de techo silencioso para tu dormitorio, la calidad de tu sueño mejorará sustancialmente.

  • Cierra las cortinas. Cuando el sol caiga a plomo, cierra las cortinas para evitar que el calor se irradie hacia dentro de la casa y aumente la temperatura.
  • Utiliza aparatos más fríos, aparte de economizar y disminuir la sensación de calor, cocinar cosas frescas ayuda. Como menos electrodomésticos que emiten calor usemos, menos calor se acumulará en la casa.

Si a pesar de estas ideas, todavía te cuesta desprenderte del uso del aire climatizado asegúrate al menos de que sea lo más eficiente posible desde el punto de vista energético y de que el mantenimiento esté siempre al día con una buena limpieza de filtros cuando toque.

Y es que las alternativas no sólo son nostálgicas, sino que son buenas para el medio ambiente.

¿Qué hacer para enfriar una habitación?

Refrescar una habitación sin contar con aire acondicionado, puede parecer a priori algo antiguo. Aunque se haya hecho desde siempre y siga siendo un método válido para muchas personas en el mundo.

El calor puede resultar duro. Dificulta el trabajo, disminuye nuestra productividad y si además nos dificulta dormir de noche, entramos en un círculo de malvivir de día y descansar mal de noche, que nos hace vivir en bucle poco agradable.

Si vives o trabajas en una habitación pequeña que se calienta mucho más rápido y en la que la circulación del aire es significativamente peor que en los espacios grandes, la temporada de calor se convierte en un verdadero reto para sobrevivir.

Así que te damos algunas ideas asequibles para todo el mundo y fáciles de llevar a cabo.

¿Cuál es el mejor sistema para enfriar una casa?

Entonces, ¿cuáles son las mejores formas de combatir el calor y refrescar una habitación? Descubramos las formas probadas de enfriar una habitación sin aire acondicionado.

  • Abre y cierra las persianas. Siguiendo la trayectoria del sol en tu casa. Parece contradictorio porque piensas que así no circula el aire, pero durante el verano, dejar las cortinas y persianas abiertas significa dar acceso al sol a tu habitación.

Por lo tanto, es importante dejar las cortinas o persianas cerradas durante el día para bloquear el sol. Esto le ayudará a refrescar la habitación sin aire acondicionado.

  • Abrir las ventanas y puertas interiores por la noche. Ahora si que puedes abrirlas, por la noche. El sol ya se ha ido y puedes disfrutar de la brisa nocturna. Siempre debes abrir las ventanas y las puertas interiores de tu casa por la noche. Al abrir las ventanas, también puedes crear una brisa cruzada que llenará tu habitación de aire fresco.
  • Cerrar las puertas que conectan la cocina con el resto de la casa durante el día es beneficioso, ya que el aire caliente que se produce al cocinar se transmite a toda la casa. También debes abrir la puerta o ventana que comunica la cocina con el exterior para eliminar el aire caliente. Puedes abrir las puertas y ventanas por la noche para que el aire más fresco fluya libremente de una habitación a otra.
  • Colocar hielo o agua fría delante del ventilador, es otro consejo útil. Poner agua fría o hielo delante del ventilador mientras está encendido, hará que el ventilador sople el frescor del agua o el hielo alrededor, haciendo así que tu habitación sea más fresca. Lo mejor es cerrar la puerta y las ventanas cuando hagas esto, para mantener el aire atrapado dentro.

La idea es que el hielo genere aire frío a su alrededor y el ventilador lo haga circular. Eso sí...no te sientes justo delante del chorro para que no te irrite los ojos.

  • Ajusta el ventilador de techo según la estación del año. También puedes cambiar los ajustes de su ventilador de techo según la estación del año. ¿Sabías que los ventiladores de techo tienen en mayoría dos modos de funcionar?

Se le llama función inversa o también función verano/invierno. Según la forma en que giren las aspas, pueden crear una brisa o forzar el aire caliente hacia abajo (el aire caliente siempre viaja hacia arriba).

Así, puedes crear una brisa durante el verano y que fuerce el aire caliente hacia abajo durante el invierno. Debe girar en sentido contrario a las agujas del reloj durante el verano y en sentido de las agujas del reloj durante el invierno. Asegúrate de que tienes el ajuste correcto para enfriar la habitación en lugar de calentarla.

  • Cambiar todas las bombillas incandescentes, fluorescentes y de otro tipo a LED. Todos los equipos electrónicos emanan calor, incluidas las bombillas. Con estas luces encendidas, puede ser difícil mantener una habitación fresca durante el día.

Esto contribuye a aumentar la temperatura de la habitación. Las luces LED, en cambio, se mantienen frescas. Además, son más eficientes desde el punto de vista energético, por lo que ahorrarás en la factura de la luz.

  • Deshumidificar el aire. Un truco de los acondicionadores de aire es que, además de suministrar aire frío, eliminan el aire cargado de humedad de la habitación. Esto último se puede lograr con un deshumidificador. Los deshumidificadores de alta calidad pueden eliminar hasta 30 litros de agua al día de la casa.

¿Cuáles son las alternativas más sostenibles al aire acondicionado?

Luchar contra el calor con climatización alternativa ecológica es factible.

De hecho, es recomendable. Y es que, no podemos seguir con el ritmo actual en el que existiendo opciones sostenibles para enfriar ambientes y mejorar la conservación de energía.

Aquí tienes algunos consejos de baja tecnología y eficiencia energética para mantener el aire fresco.

Lo más eficaz es mantener el calor alejado de tu casa impidiendo que entre y provoque un aumento brusco de la temperatura que nos haga desistir y querer correr a encender el aire acondicionado.

1. Utilizar toldos

Probablemente nunca hayas pensado en utilizar un toldo para refrescar tu casa. Son una herramienta tan antigua que parece que no podría funcionar. Se trata de cubrir y rechazar el sol con el toldo.

Los toldos, pueden reducir hasta el 65% del calor si se colocan en una ventana orientada al sur. El ahorro es aún mayor si se colocan en una ventana orientada al oeste. Reducirán el calor en un 77%.

2. Pintar el techo

Los techos blancos son cada vez más populares, porque son muy eficaces para reflejar los rayos UV. Originalmente estaban pensados para ser utilizados en las ciudades, porque las temperaturas de éstas estaban aumentando mucho, debido al cambio climático.

El uso de un tejado blanco puede reflejar fácilmente el 30% de la luz solar y reducir el calentamiento por radiación en el mismo grado. Menos radiación, menos calor.

3. Plantar un árbol o una planta que sobresalga para cubrir la superficie de la casa

Seguramente cuando hablamos de un árbol será una solución a más largo plazo. Pero no hay duda que aparte de ser un gesto que tiene cierto simbolismo, contribuye a mejorar la calidad del aire a nuestro alrededor y si está cerca de una ventana, cuando esté frondoso tapará la entrada del sol.

Un árbol de hoja perenne frente a la ventana, puede reducir las emisiones de calor hasta en un 50%.

Si no queremos esperar tanto, las plantas también sirven para mantener la casa más fresca.

4. Refrigeración hidrónica

Esta nueva solución de aire acondicionado podría despegar en todo el mundo. La refrigeración hidrónica funciona utilizando tuberías especiales para bombear agua fría a través de las paredes y el suelo, enfriando las habitaciones de toda la casa.

Sin embargo, es obvio que cuesta un poco de energía para que funcione, pero sigue consumiendo menos que un sistema de aire acondicionado tradicional, lo que hace que sea más respetuoso con el medio ambiente a la vez que le permite ahorrar más dinero.

5. Utilizar los ventiladores

Los ventiladores hacen circular el aire, lo que es estupendo para refrescar la casa. Utilízalos para crear una brisa en una habitación con un buen ventilador de techo silencioso y si aún así no puedes pasar sin el aire acondicionado, los ventiladores al menos pueden aliviar parte de la carga del aparato.

Refréscate con 5 ventiladores que te van a encantar

Y es que sin duda, hoy por hoy un buen ventilador es la mejor y más sostenible alternativa al aire acondicionado que vas a tener para refrescarte y regenerar el aire de tu hogar.
Sea con un ventilador de techo con aspas, un ventilador de pie o un ventilador sin aspas, te proponemos 5 modelos de estilos diferentes.