Luz cálida, neutra, fría ¿cuál debo comprar?

Habrás oído hablar de luz cálida, luz neutra y de la luz fría, y seguramente te habrás dado cuenta de que hay diferentes tipos de color de luz, amarillas, bombillas de un blanco intenso, incluso bombillas azuladas.

Claro que sí. Pero, sabes realmente ¿a qué responden estas diferencias y qué tipo de bombilla debes comprar según sean tus necesidades de iluminación o qué ambiente y tono quieres dar a los diferentes espacios de tu casa o despacho?

En realidad, es bastante sencillo de distinguir, y es que esta diferencia de tonos o colores, se explica por lo que se conoce en el mundo de la iluminación como temperatura de color.

Si, lo sé, puede resultar confuso, pero este término comercial, nada tiene que ver con la temperatura real, o sea el calor que produce una bombilla, sino que se refiere al color que desprende, ¿ok :)?

En otras palabras, la temperatura del color se refiere a lo cálido o frío que parece el color de una bombilla. Se mide en Kelvin (K), y debes saber que cuanto más bajo es el valor Kelvin más cálida la luz, por el contrario, cuanto más alto el valor Kelvin, más fría y más brillante la luz.

Sigue leyendo, que como siempre, te contamos mucho más. 

La temperatura del color

Ya que hemos visto que el hecho de que una luz sea cálida o fría, luz amarilla o blanca (con sus variedades) depende de la temperatura de color correlativa o CCT.

Por tanto, la temperatura es una escala que muestra el nivel del color de la luz y gracias a este valor, puedes determinar la cantidad de luz a la que estás expuesto.

Las temperaturas de color van desde el blanco cálido hasta la luz del día, azul e incluso el espectro completo.

La escala a grandes rasgos se mide así:

  • La luz cálida de 2.500 a 3.000 K, ayuda a relajarse mientras se lee y a descansar mejor después.
  • La luz natural de 4.900 a 6.500 K, es la mejor solución para los ojos que permite trabajar cómodamente.
  • La luz fría de 6.500 K, ofrece un excelente nivel de luminosidad y mejora la atención general.

Te queda más claro ahora, ¿verdad?.

Diferencias entre la luz cálida y la luz fría

¿Luz cálida amarilla o luz fría blanca?.

Todo es relativo y personal, escoger una buena iluminación también.
Algunas personas eligen la luz amarilla para leer, pero otras prefieren la blanca como mejor opción. Como siempre, se trata de una elección personal, que depende de sus propias preferencias.

También existe la posibilidad de mezclar estas dos luces e instalar un tipo de iluminación diferente en función de la finalidad de la habitación.

La cuestión crucial es determinar si la luz de lectura es blanca o amarilla, ya que un tipo específico de iluminación puede cansar los ojos más rápidamente e influir en la concentración y el estado de ánimo.

Algunos expertos afirman que para la lectura nocturna hay que utilizar una luz de color amarillo por debajo de los 3000 K en la escala de temperatura de color.

La mayoría de las personas encuentran la luz cálida más cómoda para los ojos mientras leen, pero se quejan del nivel de brillo.

A continuación, veamos los diferentes tipos de luz a los que te expones durante un día y cuáles son sus mejores usos.

Luz natural

Lo más parecido a la luz natural en bombilla, serían las bombillas de luz diurna tienen una temperatura Kelvin de 5000K y superior. Son muy luminosas y favorecen el estado de alerta, fomentan una mayor productividad y garantizan que se pueda ver bien, lo que reduce las lesiones en el lugar de trabajo.

Ideal para salas médicas, museos, comercios, almacenes, despachos y en casa garajes, pasillos, armarios, lavaderos, etc.

Luz amarilla

Esta luz cálida es más relajante para los ojos y ofrece una agradable sensación de estar en un lugar acogedor y agradable. Te hará sentir cómodo y con sueño después de instalar esta luz de lectura para la cama o la luz de lectura del cabecero. La razón es que tu cerebro conecta la luz amarilla con la puesta de sol y la percibe como la hora de la noche.

Deberías instalar este color de luz en los espacios donde sueles relajarte y leer, como el salón y el dormitorio.

Luz blanca

Este tipo de luz se considera fría, intensa y directa. Te ayudará a estar bien concentrado durante el día y te ayudará a mejorar tu rendimiento en el aprendizaje.

Es la indicada para áreas comerciales y lugares de trabajo. En casa, es ideal para el baño, la cocina y la zona de estudio.

Mira aquí la diferencia en este baño, con luces de amarilla a blanca.

 

Dicho esto, si quieres ir al fondo del tema y saber cómo afinar en tu elección, te conviene saber que las bombillas de luz blanca tiene muchas variantes, te las explicamos brevemente y te sugerimos algunos modelos que puedes encontrar en nuestra tienda online:

  • Bombillas blancas cálidas, con una temperatura Kelvin de 2700K, estas bombillas crean un ambiente cálido y acogedor y se utilizan mejor en restaurantes, vestíbulos de hoteles y en el hogar, salón y dormitorio.

 

  • Bombillas blancas suaves, con una temperatura Kelvin de 3000K, de aspecto ligeramente más blanco, buenas para oficinas, tiendas y para crear un espacio íntimo y personal. En casa, la puedes alternar con la blanca cálida, para darle un tono más luminoso al espacio.

 

  • Bombillas blancas neutras, con una temperatura Kelvin de 3500K, de aspecto mayoritariamente blanco con un sutil tinte amarillo. Ideal para áreas de recepción pública, salas de exposición, librerías y áreas de oficina en las que se busca una sensación agradable, acogedora.

Con esta bombilla, conseguirás ese aspecto.:

Ver bombilla reflectora led

 

  • Bombillas blancas frías, con una temperatura Kelvin de 4000K-4200K, tienen la apariencia de un blanco puro y hacen que una habitación parezca ordenada, limpia y eficiente. Se suelen utilizar en salas de conferencias, aulas y hospitales. Reducen la producción cerebral de melatonina, una hormona que interviene en nuestro sueño, reduciendo la somnolencia diurna.

Aquí tienes una de nuestras bombillas LED más populares, la variante de 6000K es la más fría.:

Ver bombilla led veja



Luz de espectro completo

Las bombillas de espectro completo, con una temperatura de color de 5700K y superior, es la que más se asemeja a la luz que recibimos del sol. Los seres humanos dependen de la luz solar no sólo para obtener vitamina D, sino también para producir serotonina, una hormona asociada a la felicidad y la concentración.

Es la que más se usa en los países nórdicos, ya que la falta de sol, sobre todo en invierno, puede causar depresión. La iluminación de espectro mejora el estado de ánimo y la sensación de calma.

¿Cómo sé cuál estoy comprando?

A la hora de comprar tus bombillas para iluminar tu casa o tu lugar de trabajo, puedes necesitar una guía para saber cómo acertar.

En las etiquetas de las bombillas, verás referencias a los lúmenes, los vatios y la temperatura del color o el aspecto de la luz.

Te explicamos brevemente:

  • Lumens, la luminosidad de la bombilla. Cuanto más altos sean los lúmenes, más brillante será la luz.
  • Watios, se refiere a la cantidad de energía que consume una bombilla.
  • Temperatura de la luz, es el aspecto de la luz, aquí está la clave!. en la escala Kelvin en términos de calidez o frialdad. Al leer las etiquetas de los envases de las bombillas, verás palabras como cálido, frío, luz diurna o suave.

 

Y tú, ¿con qué color de iluminación te quedas?.

Ahora ya tienes toda la información que necesitas sobre la luz cálida, luz fría, bombillas amarillas o bombillas blancas con sus variedades, y al fin y al cabo decidir qué temperatura de color es la mejor para ti, dependerá siempre de qué sensación intentas evocar en cada habitación y qué uso les vas dar.
Se trata de una decisión individual basada en tus preferencias

Así que recuerda, que todo está perfecto si a ti te sienta bien y te funciona.