¿Qué bombillas comprar para tu casa?

La luz natural es una de las maneras más fáciles de hacer que una habitación luzca mejor. Y en caso de que se tenga poca, tampoco pasa nada, una buena bombilla de luz diurna puede ser una gran solución y marcar la diferencia en la iluminación de tus espacios.

Tanto la luz natural como las bombillas de luz diurna, muestran los verdaderos colores de todo y dan una sensación de frescura y limpieza.

Hasta hace relativamente poco tiempo, recrear esa sensación en nuestros espacios más pequeños o en las habitaciones sin ventanas, significaba tener que integrar esa especie de tinte amarillento de tantas y tantas bombillas, que hacía que todo pareciera monótono y algo artificial.

Y es que, las bombillas normales de luz cálida emiten un tinte que cambia el color. Las luces incandescentes son las que tienen peor fama, pero incluso algunas de las bombillas de bajo consumo de hoy en día emiten ese tono amarillo que cambia el color de la habitación. Por suerte, ¡lo puedes cambiar!.

Afortunadamente, hace años tenemos la solución que es (literalmente) tan fácil como cambiar una bombilla. Se llama, bombilla de luz diurna. Y puede transformar una habitación para que parezca fresca y luminosa!.

Quizá es producto de mi imaginación, pero sin duda alguna, instalar bombillas de luz diurna puede incluso conseguir mejorar el estado de ánimo. Así que, fuera melancolía amarillenta y bienvenida sea la luz fresca casi natural.

Bombillas de luz diurna

Las bombillas de luz diurna, se llaman así porque reproducen la luz natural que podemos ver en un día nublado. Cuando este tipo de bombillas se instalan en interiores, a veces pueden parecer muy azules y, por tanto, hay que saber qué tipo es el mejor en cada caso, para lograr tener siempre un ambiente lo más acogedor posible. Y es que la temperatura y tono a la hora de comprar las bombillas es básico.

Es mejor evitar este color azulado o frío en los dormitorios y salones, y utilizarlo en cambio en zonas donde se requiera una reproducción precisa del color, como en cocinas, zonas de trabajo o estudio, armarios, pasillos, lavaderos y fuera de casa en comercios y exposiciones, por ejemplo.

Las bombillas de luz diurna también son excelentes para la iluminación de exteriores o para zonas en las que la luz natural entra por una ventana, pero la habitación sigue siendo demasiado tenue y necesita aclararse.

A la hora de elegir las bombillas de luz diurna, hay que tener en cuenta que las bombillas con temperatura de color "luz diurna" no son lo mismo que las bombillas de "espectro completo de luz diurna", que se utilizan por ejemplo para tratar el Trastorno Afectivo Estacional (TAE). Estas últimas producen luz en todo el espectro cromático, en lugar de imitar sólo el color de la luz del día.

¿Cuáles son los principales tipos de bombillas y luces?

Para empezar, mejor te explicamos los tipos de bombillas principales que puedes encontrar hoy en día en el mercado, y algunos modelos disponibles en nuestra tienda online:

  • Bombillas LED de luz diurna
  • Tubos de luz diurna o Fluorescentes
  • Bombillas incandescentes de luz diurna
  • Bombillas halógenas
  • Bombillas de bajo consumo

Bombillas LED de luz diurna

Si aún dudas en cambiarte a las bombillas LED, ahora es el momento. Te van a sobrar razones:

  • Las bombillas LED duran mucho más que las incandescentes.
  • Emiten la misma cantidad de luz.
  • Utilizan mucha menos energía.
  • Reduciendo el consumo aportas a la protección del medio ambiente.
  • Ahorras mucho dinero a medio y largo plazo en tu factura de la luz.

Aquí tienes una bombilla decorativa LED de luz diurna y neutra:

Ver bombilla decorativa led

 

Y una solución LED en color blanco frío:

Ver bombilla philips estándar de cristal led

Actualmente hay soluciones con luces LED para cualquier necesidad. Si te gustan las casas inteligentes, la iluminación LED te dan muchas opciones, como bombillas que cambian de color, las que se sincronizan con tu sistema de seguridad o con el asistente de voz que elijas. ¡Pásate ya al mundo de la iluminación LED!.

Tubos de luz diurna LED o Fluorescentes

Está claro que distintos tipos de entornos suelen requerir diferentes tipos de fuentes de luz y colores.

En los espacios de entorno laboral, resultan útiles los tubos de luz diurna o fluorescentes para iluminar las diferentes zonas de trabajo, ya que tienen una salida de luz más fuerte, su espectro es más amplio y su CRi superior (más adelante hablaremos de este índice).

Los tubos de luz diurna son lámparas fluorescentes que emiten luz de color natural. La luz diurna parece neutra a nuestros ojos, sobre todo en las horas centrales del día, pero en realidad es de un blanco azulado y frío.

Tiene una temperatura de color de entre 5000K y 6500K. Cuanto más alta sea la cifra en la escala Kelvin (K), más fría o azulada será la luz. La mayoría de los tubos de luz diurna o fluorescentes tienen una temperatura de color de unos 6500K.

En casa pueden funcionar por ejemplo fluorescentes tubulares o linestras en la cocina, en un garaje, o en una zona muy grande, como parte de la iluminación general.

Un ejemplo de nuestras linestras LED, ideales para bajo armarios de cocina, pasillos, en luz blanca cálida.

Ver linestra led

 

Y otra opción en caso que necesites luz blanca fría, para zonas de trabajo por ejemplo:

Ver philips tubo led

 

Bombillas incandescentes de luz diurna

Las bombillas incandescentes, son el tipo de bombilla más antiguo y de uso más extendido en todo el mundo. Seguramente porque son las más económicas también, al menos a corto plazo.

Seguro que las conoces, y las has cambiado innumerables veces. ¡Ouch siempre queman al cambiarlas sin esperar!, ¿te suena?!.

Tienen un casquillo metálico con un pie de contacto eléctrico, aislado del resto de la bombilla, y una envoltura de vidrio que contiene un gas inerte o noble (habitualmente kriptón) para evitar tanto la combustión del filamento, también contenido en su interior, como su volatilización debido a las altas temperaturas que adquiere.

De ahí su nombre: el filamento entra en combustión por la corriente eléctrica que le transfieren dos hilos de contacto, de los cuales uno conecta con la base y el otro con el pie de la bombilla.

La mayoría de las bombillas incandescentes tradicionales se fijan a los portalámparas por el casquillo mediante un sistema de rosca, con medidas estandarizadas internacionalmente por un código alfanumérico compuesto por la letra E (en homenaje a Edison), un guión y un número que designa los milímetros de la rosca.

Las más habituales son las bombillas E-27, de rosca estándar, y las E-14, de rosca menor y aptas para lámparas de baja potencia.

Pese a ofrecer una luz cálida y acogedora, ser baratas y seguir siendo las más usadas, las bombillas incandescentes están en pleno proceso de extinción, porque en realidad su vida útil es corta y ofrece un rendimiento luminoso muy inferior al de otros tipos de bombillas más modernas.

Por eso decimos que el LED siempre acaba saliendo más barato a medio y largo plazo.

Bombillas de bajo consumo

La eficiencia energética consiste en aprovechar hasta la última gota de energía y no desperdiciarla.

Por lo tanto, una bombilla de bajo consumo utiliza menos electricidad para emitir la misma cantidad de luz que una bombilla tradicional.

Las bombillas incandescentes no son eficientes desde el punto de vista energético, como ya hemos visto. Sin embargo, las bombillas de bajo consumo pueden mejorar este aspecto, en mayor o menor medida.

Las bombillas de bajo consumo consumen menos energía y, por tanto, reducen la huella de carbono de tu hogar. Y, sobre todo, usar menos energía significa pagar menos en las facturas. Es una victoria para el medio ambiente y para tu bolsillo.

Dicho esto, seguramente te preguntarás cuál es la diferencia entre las luces LED y las luces de bajo consumo si ambas suponen un ahorro energético y además económico, ¿verdad?. Sin problemas, te lo contamos:

  • Las luces LED generan tan solo 2% de calor, mientras que las bombillas de bajo consumo pueden llegar a producir 25% de calor.
  • Las bombillas LED consumen 80% de energía y las de bajo consumo, tal como su nombre lo indica, tiene un consumo inferior, específicamente 70% menos que una incandescente.
  • Una bombilla LED tiene una vida útil de hasta 50.000 horas y una de bajo consumo, 10.000 horas.
  • La iluminación LED es de más rápido encendido, se enciende inmediatamente, mientras que la de bajo consumo puede tardar hasta 60 segundos.
  • Una vez acabada su vida útil, las bombillas de bajo consumo deben tratarse como residuos peligrosos, ya que tienen gases contaminantes.

CRI, índice de reproducción cromática

Te lo hemos mencionado antes así que te explicamos qué es el índice de reproducción cromática, para que sepas aún más sobre bombillas.

El CRI, índice de reproducción cromática, es una referencia estándar en la industria para la capacidad de una bombilla de reproducir correctamente el color de un objeto que está iluminando.

Los códigos van de 0 a 100, y los números más altos denotan resultados más vivos y animados.

Un índice CRI más bajo produce efectos de tipo fantasmagórico, descolorido, muerto. Si quieres que ciertos objetos tengan un buen aspecto bajo las luces, ya sea para fines fotográficos o de exposición, escoge bombillas con un CRI más alto.

Suelen ser más caras de comprar y más caras de utilizar, ya que producen menos lúmenes por vatio consumido y por tanto, requieren más gasto.

Las bombillas con un CRI más bajo emiten una luz de menor calidad, pero su funcionamiento es muy barato, ya que tienen una mayor relación lúmenes/vatios.

Claramente, la iluminación es algo muy personal, sobre todo en el hogar y seguro que tienes tus preferencias en base a tus necesidades, pero saber qué se adecúa más o menos y qué tipo de bombillas son las que mejor te van a funcionar, significa, ahorro, eficiencia energética y calidad de vida. Porque la luz, ya sabes, es siempre vida.